Desde Jim Bolger hasta Al Maktoum pasando por el genial Charlie Appleby.

El último coletazo de la temporada de Flat en las islas, nos lo dejaba Luxembourg (Camelot) tras imponerse brillantemente en el Futurity Trophy (G1) en Doncaster. Hipódromo donde se puede decir que cada año empieza y acaba todo. Nos muestra la luz al final del túnel dando el comienzo de la temporada de liso sobre el verde, y nos sumerge en la oscuridad más absoluta a finales de octubre dejándonos huérfanos de carreras (sobre el verde) en las islas hasta la primavera siguiente.

Entre medias hemos visto como Jim Bolger tocaba el cielo tras ganar las 2000 Guineas y el St James’s Palace Stakes con Poetic Flare como criador, entrenador y propietario. Consiguiendo un doblete solo a la altura de caballos como Gleneagles (Galileo), Frankel (Galileo) o Dawn Aproach (New Approach), siendo este último el padre de Poetic Flare y del que el entrenador irlandés también fue su criador, entrenador y propietario. Apenas veinte días antes de que Poetic Flare se coronase en Ascot, Mac Swiney (New Approach) le daba las primeras Irish 2000 Guineas a Jim Bolger tras cruzar el espejo formando una gemela antológica para Bolger con Poetic Flare.

Poetic Flare ganando las 2000 Guineas. 📸 Sporting Life

De las Guineas nos íbamos al primer fin de semana de junio donde nos esperaba el Epsom Derby y como cada año, el objetivo de propios y ajenos no era hacer un pequeño rastreo para intentar ver quién podría hacerse con la clásica por excelencia, si no ver qué pupilo de Aidan O’Brien era el candidato más firme para hacerse con ella llegando incluso a menospreciar al resto (un clásico). En esta ocasión el run run de Tipperary era High Definition (Galileo). Al ganador del Beresford Stakes (G2) todos le esperábamos como agua de mayo en su edad clásica, pero finalmente un problema sanguíneo nos privó de verle en el Dante Stakes y posteriormente en el Derby. Tras su ausencia había que buscarse otro hijo de Galileo de la factoría Ballydoyle, siendo el mejor posicionado para la ocasión el ganador del Derby Trial Stakes (G3) Bolshoi Ballet. Finalmente ni el uno ni el otro.

El Epsom Derby lo ganaría Adayar en un año en el que Frankel ha dado un golpe sobre la mesa llegando a los veinte ganadores de G1 como sire, posicionándose de esta manera como el justo heredero del desaparecido Galileo con caballos como el mencionado Adayar, que aparte del Derby ganaría el King George VI And Queen Elizabeth, Hurricane Lane, ganador del Irish Derby, Grand Prix De Paris y el St Leger, Snow Lantern ganadora del Falmouth Stakes, o la nueva perla de Chevely Park Inspiral, que cuenta todas sus salidas con victorias entre las que que se incluye el Fillies’ Mile. Todos estos han sido motivos suficientes para que en Banstead Manor Stud aumentaran el fee de Frankel hasta las £200.000, solo superado por Dubawi con un precio de £250.000 por cubrición. Algo totalmente lógico si nos fijamos no solo en los números del semental de Dalham Hall Stud este año como sire, si no también como Broodmare en una temporada en la que ha puesto en pista productos como los citados Adayar y Hurricane Lane.

Adayar. 📸Godolphin

Si nos vamos al apartado de entrenadores, el protagonista de este año no es otro que Charlie Appleby. El entrenador de Newmarket ha firmado su mejor año hasta la fecha desde que cogió las riendas de Godolphin en el 2013. Este año ha ganado diecisiete G1 repartidos en diferentes países como Inglaterra, Irlanda, Francia, Canadá o Estados Unidos. País donde firmó una Breeders’ Cup simplemente magistral con tres victorias de la mano de tres hijos de Dubawi: Modern Games en la Breeders’ Cup Juvenile Turf, Space Blues en la Breeders’ Cup Mile y Yibir, caballo que debido a su castracion nos privó de verle en el Epsom Derby, pero nos deleitó posteriormente con una magnífica victoria en la Breeders’ Cup Turf dos meses después de imponerse en la Jockey Club Derby Invitational Stakes en Belmont Park. Ahora todos los ojos (por lo menos los míos) están puestos de cara a la edad clásica en Native Trail. El pupilo de Appleby volvió a poner donde se merece a nuestro querido Oasis Dream como sire, consagrándose como el mejor dos años tras ganar el Vincent O’Brien National Stakes y el Dewhurst.

Ensalzar a Charlie Appleby con afirmaciones del tipo: es lo mejor que le ha pasado a Godolphin en toda su historia, no sería de justicia sin acompañarlo con otro nombre propio, William Buick. El jinete ha firmado su mejor temporada para Godolphin ganando diez G1 y dejándonos montas en la retina como la de Creative Force (Dubawi) en el Champions Sprint, o el remate de Yibir en la ridícula recta del hipódromo de Del Mar, que bien valió una Breeders’ Cup Turf. No es necesario ganar la estadística en Inglaterra cuando se puede rozar la excelencia a golpe de G1. Para un servidor, el mejor jinete del presente año.

Y como no, nos hemos roto las manos aplaudiendo a una maravilla de la naturaleza llamada St Mark’s Basílica. El hijo de Siyouni se consagraba como el mejor caballo del año tras ganar la Guineas Francesas, el Jockey Club, el Coral Eclipse y el Irish Champions, desclasando a todos y cada uno de sus rivales hasta llegar a marcar en el final de su carrera deportiva un 127OR. Aunque las lesiones nos impidieron verle en carreras como el Juddmonte y quizás la Breeder’s Cup, estoy convencido de que de todos modos hubiera sido retirado al Stud tras acabar su temporada clásica. Ahora está llamado a ser un excelente semental y papeles para ello no le faltan.

St Mark’s Basilica imponiéndose a Tarnawa en el Irish Champions.
📸Bloodhorse

Imposible acabar sin mencionar a tres referentes de la historia del turf mundial que nos han abandonado este año. Galileo, Pivotal y Hamdan Al Maktoum. El primero fallecía a los 23 años de edad tras poner en pista más de noventa ganadores de G1 como sire. Dicen que los récords están para superarlos, pero en este caso tendrán que pasar muchos años para que el mundo del turf consiga ver a un sire de la talla de Galileo. Leyenda.

Pivotal por su parte nos dejaba a los 28 años de edad tras llevar algunos años retirado como sire. Lo hacia con más de treinta productos que han pasado por ganadores de G1, así como uno de los mejores Broodmare de los últimos años tras poner en pista caballos como Cracksman (Frankel), Love (Galileo) o la excelente Magical (Galileo). Eterno.

Por último Hamdan Al Maktoum. El propietario de Shadwell fallecía sin poder haber disfrutado viendo a Baaeed (Sea The Stars) desclasando al mejor millero del mundo como era el caso de Palace Pier (Kingman) en un magnífico Queen Elizabeth II Stakes, o a Malahaat (Curlin) ganando todo un Kentucky Oaks. Victorias de color purpura que no pudo saborear en vida, pero que sirvieron como homenaje póstumo al propietario de una de una de las chaquetillas más ilustres e importantes de este maravilloso deporte.

Poco más, mientras tanto, hasta que llegue Doncaster seguiremos en la oscuridad más absoluta, pero sabiendo que siempre hay luz al final del túnel. Tic Tac Tic Tac…

Nos vemos en los bares.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s