Con derecho a soñar. Cuatro gemas.

Como cada año y a medida que se va acercando la temporada de grama en las islas, uno de los temas de los que más se habla por la ilusión que genera, es el debut de los primeros productos de sires que hasta hace cuatro años nos estaban deleitando con magníficas performances en las pistas. Este año tendremos el placer de ver a los primeros vástagos de unos cuantos, pero para el que escribe estas líneas, cuatro son los que podrían marcar la diferencia con respecto al resto.

La novedad de Coolmore: Saxon Warrior (Deep Impact).

Con un número aproximado en su primera cosecha a los 110 productos y un precio medio en subasta de 50.000€, sus hijos han llegado a alcanzar los 540.000€ en la Goffs Orby Yearling Sale por un hijo de Cassandra Go (Indian Ridge), madre de Halfway To Heaven (Pivotal), excelente yegua madre que nos ha obsequiado con hijas de la talla de Magical (Galileo) o Rhododendron (Galileo).

Aidan O’Brien será el encargado de entrenar a este hijo de Saxon Warrior, así como a una hija suya por Chenchikova (Sadler’s Wells), madre de la ganadora del Diane y Nassau Stakes Fancy Blue (Deep Impact). Habrá que ver si sus primeros corredores muestran la precocidad de un padre que a dos años saldaría todas sus salidas por victorias incluyendo el Futurity Trhophy (G1), para posteriormente en su edad clásica coronarse en las 2000 Guineas.

Chenchikova (Sadler’s Wells) con su potra por Saxon Warrior 📸 Coolmore

Uno que se fue excesivamente pronto: Roaring Lion

En las 2000 Guineas de Saxon Warrior también estaría el malogrado Roaring Lion. El hijo de Kitten’s Joy (El Prado) nos dejaría una sola cosecha tras fallecer en el 2019 debido a un cólico cuando comenzaba a ejercer la temporada de sire en el hemisferio sur. Gran parte de los poco más de cuarenta productos subastados han ido a parar a los cuarteles de Tweenhills Farm, siendo el yearling mas caro un macho por Reckoning (Danehill Dance), madre del doble ganador de G1 Subjectivist (Teofilo), por el que David Redvers, propietario y director general de Tweenhills Farm pagaría 450.000 libras en la Yearling Sale (Book 1) 2021.

Del resto, también podríamos destacar a un macho por Secrete (Cape Cross), madre del ganador de G2 y G3 a las órdenes de Carlos Laffon Rumi (Frankel). Su segunda madre es Featherquest (Rainbow Queta), madre de la genial Plumania (Anabaa), ganadora del GP de St-Cloud (G1). Si de por si es complicado que un hijo se acerque a las marcas de un excelente padre, en este caso y con tan solo una cosecha y bastante escasa, será muy difícil que cualquiera de sus productos consiga lo que hizo en pista uno de los mejores tres años de la última década junto con Golden Horn (Cape Cross) y St Mark’s Basilica (Siyouni).

Foal de Roaring Lion x Reckoning. 📸 Qatar Racing.

Unos físicos llamativos: Expert Eye (Acclamation).

Es lo que comentaban no solo desde Juddmonte, si no también desde cualquier medio especializado desde el momento en el que empezaron a aparecer las fotos de sus primeros foals. Con un book aproximado de 100 Yeguas en su primera cosecha, sus foals llegarían a venderse por una media de 35.000 euros, subiendo a los casi 50.000 una vez subastados de Yearling. Pueden parecer cifras modestas, pero no está nada mal cuando tienes que compartir stallion con caballos de la talla de Frankel (Galileo) o Kingman (Invincible Spirit).

El propio Juddmonte se hizo con los lotes más caros a través de la Tattersalls October Yearling Sale (Book 1). El primero fue por una hija por Lady Livius (Titus Livius), madre de los ganadores de grupo y grado Brown Sugar (Tamayuz) y Burnt Sugar (Lope De Vega) por la que pagarían 290.000 libras. En la misma subasta pagarían 140.000 libras por una hija de la ganadora de Listed Erysimum (Arcano), donde entre otros aparece el doble ganador de G2 Gutaifan (Dark Ángel) a través de su tercera madre Mathaayl.

Si nos bajamos de esos precios tan astronómicos, también nos podemos encontrar a un macho por Sliabh Luachra (High Chaparral) donde aparece Lucina (Machiavellian), madre de Mehmas (Acclamation), presentando de esta manera un cruce muy similar a este último pero en el caso del hijo de Expert Eye, teniendo a Acclamation como abuelo paterno y a Lucina como abuela materna respectivamente. Muchísimas esperanzas en un caballo que consiguió lo que no pudieron ni Dark Ángel, Equiano o Marsha, darle a Acclamation como sire un G1 por encima de los 14000 como el que le daría Expert Eye tras ganar la Breeders’ Cup Mile.

Expert Eye x Erysimum 📸 Juddmonte.

Con derecho a soñar: Cracksman (Frankel).

Como solemos decir: El caballo de la vida. El que no es hizo llevarnos las manos a la cabeza aquella tarde del 2017 tras marcarse un Champions Stakes antológico, que bien le valió un 130OR proclamándose de esta manera ese año como el mejor caballo del mundo. Respaldado por Dalham Hall Stud para ejercer de sire, sus productos llegaron a alcanzar las 410.000 libras por una hija por Coolminx (One Cool Cat). En Francia, Rouget tiene en entrenamiento un hijo suyo adquirido en Arqana por Silver Bark (Royal Applause), medio hermana del ganador del Maurice de Gheest Brando (Pivotal).

En la misma subasta, Cuadra Bernardo adquiriría un macho de nombre Mandalorian por la ganadora de Listed Matauri Jewl (Authorized) con una línea materna de color púrpura, donde aparece Monsun (Konigsstuhl) a través de su cuarta madre Mosella (Surumu), o la ganadora de la Breeders’ Cup Juvenile Fillies Turf Aunt Pearl (Lope de Vega) a través de su abuela materna Moonrise (Grand Lodge). Un potro del que personalmente espero disfrutar en España de la mano de su entrenador Ramon Avial (el jefe). Como solemos decir…la maravilla que nos viene.

Ahora, no seré yo el que espere mucho de Cracksman con su primera cosecha. Fue un caballo que a dos años tan solo disputó una carrera, y en su edad clásica tuvo que ser al tercer intento cuando pudo coronarse en un G1 tras ganar su primer Champions Stakes. Eso si, como dice Monsieur Fabre: El caballo de carreras cuando da su mejor rendimiento es a partir de los cuatro años. El hijo Frankel le dio la razón (como Waldgeist) imponiéndose a sus cuatro años en el Ganay, Coronation y un Champion Stakes que lo elevó al Olimpo de los dioses. En definitiva, con los hijos de Cracksman al igual que con los Australia…paciencia y a soñar.

Potro de Cracksman x Silver Bark.

Poco más, alguno pensará que podía haber metido a Sioux Nation, y más viendo que los hijos de Scatt Daddy como es el caso de Caravaggio o No Nay Never no lo han hecho nada mal con su primera cosecha. Al igual que sería lógico creer que los dos años de Havana Grey (Havana Gold) darán que hablar si muestran la misma precocidad que el padre. Pero este artículo iba más por otro lado, no solo está basado en lo que uno espera, también lo está en lo que uno quiere, desea.

Posdata: si queréis el nombre del campeón europeo de su primera cosecha en el 2022, apuntaos este nombre: Kessaar (Kodiac).

Tally Ho y su buen ojo, nada nuevo.

Nos vemos en los bares.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s